Pubertad y madurez sexual en cerdos

Pubertad en cerdos 

La pubertad es el momento en el cual los machos comienzan a producir semen viable y las hembras a producir óvulos. Sin embargo, no son aptos para su reproducción comercial.

La madurez sexual es el momento en el cual los animales Púberes han alcanzado un desarrollo anatómico y fisiológico suficiente para poder llevar a cabo la función reproductiva, con mínimo riesgos para sí mismo y sus camadas. La madurez sexual en los cerdos se alcanza 3 meses después de haber aparecido la pubertad.

Las cerdas entran a su primer celo hacia los 170 a 200 días de edad, aunque se presentan diferencias notables entre las diferentes razas y entre las hembras de una misma piara. Para determinar la época del primer celo de la cerda se toma como normal la edad de la cerda antes que el peso corporal.

Factores que afectan la presentación la pubertad

El genotipo: Existe diferencias entre las razas con respecto a la edad en la que aparece la pubertad, el caso extremo lo presentan las razas chinas. El mestizaje anticipa la pubertad por lo menos en 20 días mientras que la son consanguinidad la atrasa por 20 días en comparación con las razas puras que la originaron.

La nutrición: La restricción de la comida durante la fase de acabado de la lechona puede llegar a retardar la pubertad por una, dos o más semanas según el porcentaje de restricción a la que haya sido sometida. Una de una cantidad inadecuada de proteínas, vitaminas y minerales retardan la llegada de la pubertad.

La precocidad: Animales que crecen rápido pueden llegar más temprano a la pubertad y a la madurez sexual.

Estímulo del Macho: el contacto directo y a diario con el Verraco puede anticipar la pubertad hasta en 40 días en comparación con las cerdas que se mantienen aisladas.

La edad óptima para realizar el primer contacto con el verraco parece que está entre los días 150 y 170, a estos días se debe introducir el verraco en el grupo de primeriza con el fin de acelerar la aparición de la pubertad. La influencia del Macho se ejerce a través de sustancias químicas o feromonas producidas por las glándulas submaxilares y la y la mucosa prepucial. También ejerce el efecto el sonido emitido por el verraco y el contacto directo de este con las hembras.

La exposición de las cerdas al verraco no debe ser demasiado temprano debido a que la cerda se pueden acostumbrar a la presencia del Macho y como resultado éste no ejercerá la influencia deseada cuando realmente se necesite, también debe tener en cuenta la experiencia del verraco pues animales muy jóvenes aunque sean fértiles no logran estimular adecuadamente.

Ambiente social: El transporte y el reagrupamiento de las cerdas de levante en una edad cercana a la aparición de la pubertad tiene una influencia decisiva en conducción espontánea de esta, unos días antes del transporte el estrés del traslado o la mezcla con otros animales cuando se cambia de local influyen en un alto porcentaje la aparición de celo llamado El celo agrupado.

Uso de hormonas: Se puede llegar a estimular la pubertad con hormonas exógenas que estimulan a las gonadotropinas. La efectividad de estos tratamientos depende de la edad de la hembra y del tiempo de aplicación. Tenga en cuenta que si induce a la cerda demasiado joven se puede producir un estro temprano sin embargo tan pronto desaparecen los efectos de las hormonas va a regresar a su estado prepuberal, por esta razón el tratamiento hormonal en cerdas muy jóvenes debe ser reforzado por el contacto diario con el verraco.

Cuando deben utilizarse los reproductores.

Para una correcta reproducción de los cerdos El verraco debe tener mínimo 7 meses de edad y 120 kilogramos de peso vivo antes de empezar a servir. su primer servicio debe realizarse con una cerda adulta previamente servida por un verraco adulto y conviene que sirva varias cerdas de descartes antes de introducirlo al grupo de cría. un macho bien alimentado y manejado puede permanecer en la piara por 3 años de servicio es decir 4 años de edad.

Para efectos prácticos, no es conveniente que el macho empiece a cubrir antes de los 8 a 9 meses de edad; sí mismo, durante el primer mes no debe cubrir más de una cerda por semana, para luego incrementándose el número de servicios a medida que aumenta la edad

La hembra debe servirse hacia los 7 u 8 meses de edad cuando haya llegado a su segundo o tercer celo y con un peso mínimo de 90 kilogramo, aunque el peso recomendable para iniciar la primera gestación es de 110 a 120 kg. Recuerde que a la hembra conviene esperar que madure sexualmente desde el punto de vista anatómico y fisiológico por eso es recomendable servirla a una edad muy temprana.

Las Cerdas adultas deben servirse en su primer celo post destete excepto en los casos en que la cerda haya perdido condición física durante la lactancia y aún no se haya recuperado.

Descarga este articulo aquí