Olor sexual del cerdo y otras estrategias alternativas a la castración quirúrgica

En la Unión Europea alrededor del 80% de todos los cerdos Machos que se sacrifican cada año son castrados, con el objetivo de prevenir el olor sexual que aparece en la carne de algunos Machos enteros al llegar a la pubertad y que se manifiesta como un defecto sensorial de olor y gusto desagradable en la carne durante su cocinado o ingesta por el consumidor.

Le puede interesar Reproducción porcina 

El olor sexual es debido a dos moléculas que se generan de forma natural en el cerdo macho. Una de ellas es la androsterona, que es una feromona sexual masculina a la que es sensible un 45% de la población española. Otra es el escatol, aminoácido producido por los microorganismos intestinales de todos los machos, enteros o castrados, que de todas las hembras.

La androsterona está asociada con el olor a orina y a transpiración que puede encontrarse en la carne. Esta hormona es sintetizada en las células de leydig de los testículos y gran parte es acumulada, de manera reversible, en el tejido adiposo. El resto será excretada en la saliva y la orina o catabolizada en el hígado.

La genética del animal y su madurez sexual determinan la cantidad de androsterona que se forma en cada macho. La concentración en el tejido es de 1 y el límite establecido para esta hormona es la medición de olor sexual.

El escatol no es exclusivo de los machos enteros. Sin embargo es en ellos en los que este compuesto puede encontrarse, porque los esteroides testiculares disminuyen la excreción de escatol por el hígado y originan su acumulación en la grasa subcutánea e intramuscular del animal, la cual es, a su vez, mayor en los cerdos Machos enteros. Es responsable del olor en la carne y no tanto del mal sabor, en mayor medida que la androsterona fondo. la influencia de ambas sobre el sabor es similar.

El valor límite sensorial aceptado por el escatol en la carne es de 0.2. Para evitar este defecto en la carne, Se realiza la castración del Cerdo. es habitual realizar mediante cirugía, sin anestesia y durante las primeras semanas de vida.

Este método supone la inmovilización de lechón, la incisión del escroto con el bisturí, la exposición del testículo y el desgarro del cordón espermático. Esto ocasiona sufrimiento y perjuicio al animal, que emite frecuentes y continuas vocalizaciones de alta frecuencia durante el proceso.

Existen estudios que demuestran que la castración quirúrgica sin anestesia resulta igual de dolorosa a cualquier edad del animal, lo que desmiente la creencia popular de que en animales menores el nivel de dolor es menor, pues el mayor número de vocalizaciones y sus altas frecuencias en animales de más de una semana es debido a que, conforme al animales mayor, también lo es su capacidad de vocalización.

Además, tras un análisis de las concentraciones de hormonas indicadoras de estrés, se demostró que las hormonas ACTH y cortisol incrementaban sus niveles en 40 y 30 veces por encima de las concentraciones basales. Incluso, durante los 5 días posteriores a la intervención, el animal sigue sufriendo dolor en la zona afectada,lo que se nota con un descenso considerable en su actividad. Afecta a la estimulación de las glándulas mamarias de las madres. Perjudica el normal crecimiento de los lechones, a su sistema inmunitario y a su estado de salud general.

Por todo lo anterior, muchos países de la Unión Europea han prohibido la castración quirúrgica de los cerdos sin anestesia ni analgésicos. Existe en la actualidad una importante línea de estudio para lograr eliminar el olor sexual, lo que evitaría esta práctica.

A pesar de todo, en la directiva 2001/ 93/CE se contempla la posibilidad de castrar a los lechones sin anestesia durante la primera semana de vida, periodo tras el cual se realizará con anestesia y posterior tratamiento con analgésicos, bajo descripción veterinaria. Esta directiva fue transpuesta a nuestro ordenamiento jurídico con la entrada en vigor del Real decreto 1135/ 2002, de 31 de octubre, referente a las normas mínimas de protección del cerdo.

Pero existe una inquietud creciente en la referente a este asunto,por el sufrimiento innecesario que se ocasiona al animal, sea cual sea su edad, por lo que se ha creado el proyecto pigcas llamado actitud, práctica y situación de la castración porcina. Su función principal es la de informar sobre los efectos de estas prácticas y las mejores alternativas que se van apareciendo en el mercado. Coordinado por él Inra (Francia), intervienen en el diferente grupos de investigación de Holanda, Reino Unido, Suecia, Bélgica, Noruega, Alemania, Polonia, Italia y España.

A pesar de que el uso de anestesia, general o local,y de analgésicos podría reducir en gran medida el dolor que padecen los animales en la castración quirúrgica, su uso no está muy extendido porque aumenta los costes, el tiempo empleado en el proceso y por los residuos medicamentosos que pudiera dejar en la carne y que están regulados por la normativa reglamento (CE) N° 470 / 2009, del parlamento europeo y del Consejo, de 6 de mayo del 2009, por el que se establecen procedimientos comunitarios para la fijación de los límites de residuos y el reglamento (UE) N° 37/ 2010, que recoge los límites máximos para estos residuos.

Puede aplicarse anestesia general mediante la inhalación de gases como el isofluorano, halotano y el asociada adrenalina para incrementar la eficienciadióxido de carbono, pero requiere en un sistema de ventilación apropiado, pues pueden irritar las vías respiratorias del animal y provocarle sensación de asfixia al inicio.

La anestesia local es el método más utilizado, con la inyección de lidocaína  Asociada a adrenalina para incrementar la eficiencia del analgésico. Posteriormente, se le deben administrar analgésicos durante 24 horas, para mitigar el dolor, porque el efecto de la anestesia local dura sólo 3 o 4 horas.

Otras estrategias alternativas a la castración quirúrgica

– Sacrificio del cerdo a edades tempranas

Consiste en el sacrificio del animal antes de que alcance los 80 kg pesó en el que el animal alcanza la madurez sexual. Tiene el inconveniente de que los ingresos económicos son menores, porque menor es también el peso del animal que se sacrifica. Por otro lado, existe el riesgo de que en un 10% o 15% de los animales, la madurez sexual puede alcanzarse antes.

– Selección genética para la androsterona

consiste en controlar los genes responsables de la producción de androsterona y escatol para, por un lado, reducir su síntesis y, por otro, incrementar su metabolismo. Esta medida se encuentra actualmente en estudio.

– Cambios en la alimentación

Este método sólo afecta a la producción de escatol y pueden tener efectos negativos sobre la apetencia por el alimento y la tasa normal de crecimiento.

– Castración química

Es una de las mejores alternativas a la castración quirúrgica. Consiste en bloquear la producción de hormonas sexuales mediante la administración de una sustancia química. se elimina asi la actividad sexual. los Resultados obtenidos en la canal son de mejor calidad que en el caso de castración quirúrgica, con mayores rendimientos.

Inmunocastracion

La inmunocastracion porcina Consiste en la estimulacion del sistema inmune del cerdo,para la fabricación de anticuerpos, que actúan bloqueando la función testicular de las hormonas LH, GnRH y LHRH. Consigue la eliminación del escatol y reduce considerablemente la concentración de testosterona y androsterona.

Por los beneficios que aporta el uso de la castración química, se describirá a continuación algunos de los resultados obtenidos en su aplicación. Además de eliminar el riesgo de mortalidad de lechones castrados quirúrgicamente y el estrés ocasionado por el sufrimiento del animal, los resultados económicos son mayores por los motivos siguientes:

– los cerdos crecen como Machos enteros, pero sin provocar olor sexual en la carne. Esto permite la obtención de canales de mayor rendimiento, porque se obtienen mejores calidades en menor tiempo, con mayores pesos en el momento del sacrificio.

– se elimina el comportamiento agresivo provocado por las montas que se dan cuando el animal alcanza la madurez sexual.

– supone un gran avance, pues constituye un paso importante hacia el bienestar animal.

– al permitir que el cerdo crezca como macho entero durante la mayor parte de su vida, se reducen las cantidades de grasa en la carne y aumenta el contenido en magro. Los índices de conversión alimentaria son mayores que en los animales castrados físicamente.

– evita las enfermedades y la mortalidad que originaba la mutilación del animal.

– los machos castrados físicamente consumen mayores cantidades de pienso para lograr el mismo peso que los vacunados, porque estos últimos mantienen su tasa de crecimiento durante todo el período de engorde.

Comparación del contenido en tejido magro de la carne de loa cerdos machos castrados químicamente (vacunados), de los cerdos físicamente castrados y de los machos enteros .

Mas artículos de Reproducción porcina aquí

suscribete por correo