Uso de promotores del crecimiento en cerdos

Que son los promotores de crecimiento

Los promotores del crecimiento son aditivos empleados en la alimentación del cerdo y en todo animal para hacer los alimentos más apetecibles para los animales, aumentar el crecimiento y eficiencia del proceso productivo, y prevenir enfermedades.

Desde los años cincuenta, han tenido un papel fundamental en el desarrollo de la ganadería intensiva. Sin embargo, en la actualidad, existen restricciones en su uso, por la creciente preocupación sobre las consecuencias que puedan tener en la salud humana, especialmente en el caso del empleo de antibióticos en dosis subterapéuticas y su contribución a la resistencia humana frente a microorganismos comunes con los animales.

Ante esta situación, la Unión Europea estableció un procedimiento de obligatorio cumplimiento para la evaluación y el registro de los aditivos que quieran introducirse en el mercado europeo.

La nueva normativa de regulación de los aditivos es el reglamento (CE) nº 1831/2003, del parlamento europeo y del consejo, de 22 de septiembre del 2003, sobre los aditivos en la alimentación animal, eso posteriores modificaciones, y en lo referente a la normativa estatal, es el real decreto 893/2005, de 22 de julio, por el que se regula las condiciones de aplicación de la normativa comunitaria sobre los aditivos en la alimentación animal, qué transpone los reglamentos europeos.

Las condiciones que este tipo de sustancias deben cumplir son las que a continuación se nombran:

  • Debe enriquecer las propiedades tanto del Pienso como del producto animal final.
  • Cubrirán las necesidades nutricionales de los animales.
  • Mejorarán el bienestar animal, especialmente en los aspectos relacionados con la flora intestinal y la digestibilidad.
  • Disminuir el impacto ambiental de la producción animal.
  • Ayudarán a la prevención de la coccidiosis y la histomaníasis.
  • No deben deteriorar la salud animal, ni la humana, ni el medio ambiente.
  • Tu apariencia no debe confundir el usuario o poner en riesgo al consumidor con publicidad engañosa.

Existen en el mercado diferentes aditivos calificados como promotores del crecimiento, cómo son los antibióticos, probióticos, encima, etc. Algunos de los cuales se usan bajo restricciones o incluso sea prohibido el suministro, basándose en principios de precaución sanitaria, como es el caso de los antibióticos. Por ello y dada la necesidad de su empleo en el actual modelo intensivo de explotación ganadera, deben buscarse alternativas para obtener mejores resultados.

A continuación se describen algunos aditivos con función promotora del crecimiento:

ANTIBIÓTICOS

Han sido los promotores del crecimiento más utilizados en las explotaciones ganaderas.

Sus beneficios se basan en provocar cambios en los procesos digestivos y metabólicos de los animales, gracias a los cuales Se incrementa la eficiencia y el uso de los alimentos y se produce la siguiente ganancia de peso.

Actúan sobre la eliminación de nitrógeno, el rendimiento de las reacciones de fosforilación celular y la síntesis proteica.

Además, introducen cambios en el aparato digestivo, concretamente actuando sobre la composición de la flora intestinal. Disminuyen la presencia de agentes patógenos, hacen descender el ritmo del tránsito intestinal, incrementan la absorción de algunos nutrientes y disminuyen la generación de aminas tóxicas, metano, nitrógeno, fósforo y amoniaco. Incluso reducen el volumen total generado de gases y excrementos.

La prohibición de su utilización como aditivos alimentarios por parte de la Unión Europea se fundamenta en su potencial peligrosidad, por ser capaces de crear resistencia cruzadas por los antibióticos suministrados en los tratamientos humanos.

Las opiniones al respecto son contradictorias, pero todas ellas coinciden en la necesidad actual de mejorar la situación higiénica y sanitaria de las explotaciones de Porcino para paliar el aumento de enfermedades en los animales, provocadas por la prohibición de la administración de antibióticos como se venía haciendo, especialmente en lo que respecta a episodios de acidosis, diarreas, timpanismo, etc.

ADITIVOS PROBIÓTICOS

Son formados por una serie de cultivos vivos de una o varias especies microbianas, que producen efectos beneficiosos en los animales, mediante la modificación de la flora microbiana del tracto digestivo.

Las especies bacterianas que más se utilizan son Lactobacillus, Enterococcus, y Vacíllus, las levaduras Saccharomyces Cereviciae y los hongos, como aspergillus Oryzae.

Las mejores que se obtienen sobre el crecimiento del animal y sobre el índice de conversión son parecidas a las obtenidas en el caso de los antibióticos, pero sus resultados son muy variables. Incluso a veces no se produce efecto alguno.

Además, actúa en mayor medida y se administran durante las primeras semanas de vida. Su uso es muy recomendable en la tapa posterior al destete.

Los resultados positivos sobre los animales se basan en su capacidad para evitar que microorganismos patógenos colonizan el sistema digestivo. Pueden aumentar las cantidades de inmunoglobulina en el tracto digestivo. En el caso de la aplicación de Bacillus Clausii, con lo que estimulan el sistema inmunológico del cerdo, con la consecuente mejoría de su salud y de su crecimiento.

Los probióticos son completamente seguros para los animales, el consumidor y el medio ambiente. Sin embargo, utilización puede verse frenada por la falta de homogeneidad en los resultados y por su elevado precio. Supera hasta en un 30% el coste que supondría la aplicación de antibióticos.

Actualmente, existen en la Unión Europea más de veinte productos probióticos con autorización y se prevé que este número Se incremente.

ADITIVOS PREBIÓTICOS

Son compuestos que el animal no puede digerir, pero que actúan potenciando el crecimiento y la actividad de microorganismos beneficiosos para el sistema digestivo y evitando la adhesión de patógenos. Con ello, la salud del animal mejorará considerablemente.

Los resultados dependen de la dosis que se apliquen, las características del compuesto, la edad de los animales, su especie y las condiciones de la explotación.

Los probióticos más utilizados son los oligosacáridos, qué son fermentados por las bacterias del tracto posterior del intestino. Se ve estimulado el crecimiento de estas bacterias beneficiosas para el óptimo estado de salud del cerdo y, por ende, optimiza su crecimiento. Lo más utilizados en cerdos son los manano- oligosacáridos, con los que se obtienen resultados similares a los conseguidos con los antibióticos.

Tu empleo se verá incrementado en un futuro, pues son sustancias seguras tanto para animales como para personas. Ofrecen incluso la posibilidad de ser aplicadas de manera conjunta con los probióticos. Así se consiguen potenciar los resultados beneficiosos de ambos.

 ÁCIDOS ORGÁNICOS

Son empleados por su gran poder acidificante. Por ejemplo, el ácido láctico, acético, cítrico, málico, etc., Y sus sales. Ayuda a hacer la digestión, porque defiende el tiempo de retención del alimento y Se incrementa la ingestión, a la vez que evita problemas diarreicos.

Su efectividad se pone especialmente de manifiesto cuando se aplica en lechones de hasta 4 semanas de vida, los cuales, tras el destete, no son capaces de generar la suficiente cantidad de ácidos estomacales. Esto hace que alimento no digerido llegué al colón, con la consecuente proliferación de patógenos, principales responsables de colitis y diarrea.

Además, constituyen una fuente más de nutriente, porque pueden ser absorbidos por el organismo. Actúan inhibiendo el crecimiento de microorganismos patógenos al reducir PH en el sistema digestivo, lo que facilita un ambiente inadecuado para la existencia de estas bacterias.

Sus está permitido por la Unión Europea, ya que son sustancias seguras para el organismo del animal y para el consumidor.

Gracias por su utilización presenta el inconveniente de que son caros y son difíciles de manipular por ser sustancias corrosivas.

Si se usa en concentraciones elevadas, disminuye la palatabilidad del alimento y, consecuentemente, su ingestión. Por ello, te suelen aplicar en dosis bajas,. con aditivos de similar función en el sistema digestivo, cómo pueden ser los probióticos o los aceites esenciales.

 ENZIMAS

Son proteínas que actúan como catalizadores de diferentes reacciones bioquímicas. Cada una de estas está destinada a actuar sobre un sustrato determinado.

Los preparados enzimáticos intervienen en el aparato digestivo, con distintas funciones, cómo son retirar compuestos no nutritivos, mejorar la digestibilidad de algunos nutrientes, complementar la actividad enzimática propia del animal y disminuir la eliminación de compuestos como el fósforo y el nitrógeno.

Para que sean útiles, deben aplicarse en las condiciones idóneas que requieran, cómo especial atención a la temperatura, y estar preparadas específicamente para su empleo en raciones formadas por los sustratos adecuados en las mismas.

En la actualidad, hay más de cincuenta compuestos enzimáticos autorizados para su uso como aditivos por la Unión Europea.

Tampoco suponen un riesgo para la salud de animales y de personas, pues, al no absorberse, no ocasionan residuos en la carne, aunque pueden ofrecer reservas el hecho de que las enzimas sean producidas por organismos genéticamente modificados.

 EXTRACTOS VEGETALES

El uso de plantas medicinales constituye una alternativa más a los antibióticos.

Los sistemas por los que actúan favorablemente son muy diversos y no todos se conocen muy bien. Hacen descender la oxidación de los aminoácidos. Poseen función antimicrobiana sobre algunos patógenos intestinales y ayudan a la absorción intestinal. Favorecen la secreción de enzimas digestivas. Mejoran la palatabilidad de los alimentos y estimulan su ingestión. Aumentan el sistema inmunológico del animal.

Algunos ejemplos de plantas empleadas para estos fines son el anís, el tomillo, el apio y el pimiento, gracias a las propiedades aromáticas de sus aceites esenciales, los cítricos como la naranja, la mandarina o el pomelo, por actuación de los bioflavonoides que contienen.

Según la normativa europea, los extractos de plantas son conocidos Como toleradas pero no incluidas en la calificación de aditivos legalmente reconocidos. Sin embargo, como su efectividad está científicamente demostrada, que incluyen en el grupo de aditivos denominados de sustancias aromáticas y saborizantes, lo que hace posible su utilización de todas las especies animales, sin limitaciones de edad ni de concentraciones.

Su empleo como potenciador del crecimiento en animales es objeto de numerosas investigaciones. Los inconvenientes que presentan son: La dificultad de identificar el origen de las plantas para garantizar la salubridad, lo costoso y complicado de la extracción, que algunas sustancias deseables son volátiles y que las dosis necesarias pueden ser altas.

Mas Información de alimentación del cerdo  

No olvides suscribirte al correo gratis aqui