Manejo de la cerda lactante 

Signos de comportamiento normal en las cerdas lactantes  

Recostarse de lado.

La posición correcta de la cerda mientras está recostada debe ser en decúbito lateral, 1. Si la cerda se recuesta sobre su abdomen realice un masaje sobre este, con esto logrará exponer los pezones a los lechones.

La ubre debe examinarse regularmente para observar si hay presencia de Cicatrices, inflamación o tumefacción en ella. La inflamación, enrojecimiento o tumefacción de la ubre son Generalmente indicadores de mastitis en la cerda.

Si la ubre está maltratada, se debe identificar la causa y corregirla.

le puede interesar Reproducción porcina 

 Se levanta fácilmente cuando se suministra alimento.

Cuando se suministra alimento la cerda debe levantarse y parecer alerta. Si no es así, es probable que la cerda presenta alteraciones en su salud. Las cerdas que no se levantan deben ser estimuladas a hacerlo, ayudándolas a levantarse sosteniendo su cola o sacándolas a caminar por los pasillos de la sala.

Revise las cerdas que tienen dificultad al levantarse para determinar si existe inflamación en las articulaciones y abrasiones en las extremidades. Observe también la vulva para evidenciar la presencia de secreciones o laceraciones.

Cambios de posición entre una revisión y otra

Las cerdas deben ser cambiadas de posición, especialmente aquellas que se evidencian recostadas de la misma forma durante un periodo de tiempo muy amplio.

Gruñe mientras amamanta a los lechones.

Las cerdas emiten un sonido especial para invitar a los lechones a amamantarse, este sonido difiere a los demás y es permanente el tiempo que dura la inyección de leche.

Irritabilidad de la cerda lactante

El instinto material de la cerda lactante permite que está se muestre irritada cuando el operario toma los lechones. Este comportamiento, generalmente es ocasionado por el sonido emitido por los neonatos y varía de una cerda a otra. El operario debe ser cuidadoso al manipular los lechones para evitar ser lastimado por una cerda.

Las distracciones tales como sonidos fuertes y movimientos rápidos también pueden excitar a la cerda. Las cerdas que están alertas y saludables tienden a reaccionar frente a las distracciones en la maternidad. Esta reacción puede causar daños a los lechones (aplastamientos, heridas) y a la cerda (heridas, traumatismo), por tanto, las distracciones deben ser evitadas.

Estimulación del consumo de alimento de la cerda lactante

Normalmente, las cerdas lactantes no consumen el alimento suficiente para satisfacer las necesidades nutricionales requeridas durante la lactancia, por lo cual, acuden a las reservas energéticas de sus tejidos perdiendo condición corporal.

Maximizar el consumo voluntario de alimento en las cerdas reduce la necesidad de utilizar los tejidos del cuerpo y puede incrementar la producción de leche y la habilidad materna. Reducir la utilización de los tejidos corporales puede mejorar la función reproductiva después del destete.

El incremento en la producción de leche tiene un efecto positivo en la ganancia de peso de los lechones y por tanto en el peso al destete. Este último influye significativamente en el desempeño productivo de los lechones en las etapas siguientes.

Condición corporal de las cerdas lactantes

La condición de las cerdas está determinada por la alimentación y las prácticas de manejo empleadas en cada etapa del ciclo productivo. No obstante, evaluar las condiciones de la cerda cuando entra a la maternidad, permite al trabajador identificar las cerdas demasiado gordas y demasiado flacas, estas dos condiciones pueden originar inconvenientes durante el parto de la cerda, así como problemas metabólicos despues del parto, presentar problemas patológicos en órganos o sistemas especialmente en los genitales y sistema  locomotor, tambien se pueden presentar alteraciones en la viabilidad de los lechones.

Un método para evaluar el estado corporal de las cerdas es la medición de la grasa dorsal usando ultrasonido. Para una medición correcta es necesario identificar el punto P2 (6.5 cm de la línea medida del lomo a la altura de la última costilla).

La condición corporal de la cerda se mide de acuerdo a una escala numérica que va de 1 a 5, siendo los valores óptimos de 2.5 a 3.

La escala es la siguiente:

  • Condición corporal 1: Corresponde a una Cerda muy flaca, donde se puede observar la columna muy prominente.
  • Condición corporal 2: Esta calificación corresponde a una Cerda flaca, donde se observa claramente la pelvis y los huesos de la columna vertebral pudiéndose palpar con mucha facilidad.
  • Condición corporal 3: Esta calificación es Ideal, donde se observa la pelvis y los huesos de la columna y se no se puede palpar con facilidad.
  • Condición corporal 4: Esta calificación corresponde a una Cerda gorda, donde la pelvis y huesos de la columna vertebral no se pueden observa con facilidad solo se puede palpar haciendo presión fuerte con la palma de la mano.
  • Condición corporal 5: Cerda muy gorda No se puede detectar la pelvis o los huesos de la columna vertebral.
  • Las cerdas deben ingresar a la sala de maternidad con unas condiciones corporales de más o menos 3.

En la siguiente tabla se muestran los valores de la medición de grasa dorsal de acuerdo con la condición corporal de la cerda.

Tabla 1: condición corporal de acuerdo al ciclo productivo de hembras porcinas

Periodo Calificación
Después del destete 2.5 – 3
Primer tercio de la Gestación de la cerda 2.5 – 3
Segundo tercio de la Gestación 3.0 – 3
Tercer tercio de la Gestación 3.5 – 4

Se sugiere establecer metas en el consumo de alimento de la cerda para lograr los objetivos y tener un patrón contra el cual comparar el consumo de alimento.

Registré la cantidad de alimento consumido diariamente por la cerda lactante.

El consumo de concentrado de las cerdas debe anotarse diariamente y de forma individual, esto permite comparar el consumo de alimentos entre las cerdas y ayudar a determinar el éxito de las prácticas de manejo de su maternidad. Tenga en cuenta que la cantidad de alimento que se pierde puede ser significativa, por lo tanto, los registros puede no reflejar la cantidad exacta de alimento consumido realmente por los animales.

En Casos que maneje lactancias grupales el consumo de alimento individual no podrá ser establecido; sin embargo, se puede identificar el consumo promedio por Cerda.

Manejo de la Alimentación en la cerda lactante.

El manejo de la Alimentación durante la lactancia Tiene un gran impacto en el consumo voluntario de alimento por parte de la cerda, de igual forma, influye sobre el desempeño y la viabilidad de los lechones, y en el desempeño productivo post-destete de la cerda.

Durante la lactancia Es recomendable incrementar paulatinamente la cantidad de alimento suministrado durante la primera semana post-parto y posteriormente alimentar ad libitum. No se aconseja alimentar a voluntad a las cerdas inmediatamente después del parto ya que ello puede afectar el consumo entre la segunda y tercer semana por past-parto.

En contraste con lo indicado anteriormente, investigaciones recientes han demostrado que mientras más temprano las cerdas alcancen su pico de consumo, más alto es el promedio de consumo de alimentos durante la lactancia. Llevar a las cerdas a su pico de consumo Tan pronto como sea posible después del parto es discutible.

Alimentar a las cerdas 2 a 3 veces por día parece estimular el incremento en el consumo de alimento, además ayuda a mantener el alimento fresco en los comederos.

En ambientes demasiado calurosos es recomendable alimentar en horas de la mañana y al caer la tarde, en climas fríos se puede realizar a cualquier hora. El consumo de agua ayuda a estimular el consumo de alimento. Considere el uso de alimento húmedo en climas calurosos, ya que se puede incrementar el consumo por parte de las cerdas. Investigaciones muestran que alimentar a la cerda en un comedero húmedo y profundo tiene un 5% de mejora en el consumo de alimento, comparado con un comedero tradicional, estrecho y seco, durante climas frescos.

El alimento que la cerda no consume debe ser removido para evitar su descomposición.

El uso de comederos anchos y profundos en sugerido, especialmente en producciones en pastoreo y en sistemas con lactancia grupales. Los comederos deben proveer un acceso fácil para la cerda, sin esquinas ciegas o puntas filosas.

La constipación (tenesmo, dificultad para defecar) puede ser un problema en granjas con sistemas de confinamiento; esta condición genera disminución del consumo de alimento.

Calidad del alimento para cerdas lactantes

La calidad del alimento puede afectar su consumo, por esto los operarios de la sala de partos deben estar alerta a cualquier alteración en el alimento suministrado a las hembras o a los lechones e informar de inmediato a la asistencia técnica de granja. Se debe tener en cuenta contaminación por agentes externos, tales como: Polvo, piedras, heces de ratones, tallos, ramas, hojas y otros indicadores de calidad así como humedad, color, olor y presencia de partículas muy finas en caso de pellets.

Revisa el tamaño de la partícula del alimento y la calidad de los gránulos o pallets, la evaluación de los gránulos en general puede hacerse por apreciación visual. Una cantidad excesiva de partículas muy finas (20% a 30%) puede reducir la palatabilidad del alimento y pueda ser que el manejo de este sea difícil.

Usos del agua durante la lactancia

El agua es esencial para la supervivencia de los animales y la cerda no es una excepción, esta debe presentar tres condiciones: Ser bebible, no debe contener sustancias nocivas y por último deben estar en disposición para los animales de forma permanente. El agua puede provenir de dos Fuentes: Fuentes superficiales o fuentes de Pozo, en ambos casos está debe ser purificada. Además, el agua suministrada a las cerdas debe estar fría, especialmente en climas cálidos.

Las cerdas Usan el agua para su mantenimiento fisiológico normal, crecimiento de los tejidos de su cuerpo y para eliminar productos tóxicos de desecho. Comúnmente, las cerdas lactantes consumen de 18 a 25 litros de agua al día. Las cerdas consumir grandes cantidades de agua, sólo si está disponible y si es adecuada, cualquier factor que restrinja el consumo de agua, disminuir el consumo de alimento.

Mantenimiento de los bebederos

Para asegurar un consumo adecuado de agua es muy importante el mantenimiento y la limpieza regular de los bebederos. El flujo de agua para los bebederos debe ser de 3 litros por minuto. Este flujo se ve afectado por la presencia de partículas que bloquean las salidas o los orificios del bebedero. El flujo de agua se debe revisar periódicamente.

Los bebederos de recipiente profundo o tipo tazón deben ser limpiados por lo menos 2 veces por semana para mantener el agua fresca y sin contaminantes.

Alojé a las cerdas dentro de su zona termoneutral o de Confort.

Cuando la temperatura se encuentra sobre la zona termoneutral (zona termoneutral: Zona en la cual no hay mayores esfuerzos de los mecanismos termorreguladores para el mantenimiento de la temperatura corporal) las cerda disminuyen el consumo de alimento. Si por el contrario la temperatura se encuentra por debajo de la zona termoneutral, se aumenta el consumo de alimento para mantener la temperatura corporal.

Figura 1: Niveles de temperatura deseables para la cerda y sus lechones recién nacidos en las primeras 24 horas post-parto.

La tasa de producción calórica en la cerda está determinada por la cantidad de energía consumida, mientras que la pérdida de calor se encuentra determinada por el tamaño de la cerda y la naturaleza de su entorno. El intercambio calórico se afecta por: La cantidad de alimento ingerido, el tamaño del cerdo, el tamaño del grupo, el tipo de piso y la temperatura del aire.

Durante el parto y en el periodo de lactancia las cerdas producen una mayor cantidad de calor; cuando éstas no pueden disparar los responden de la siguiente forma:

  1. Disminuyen el trabajo de parto, llevando a un parto más largo y a un incremento de mortinatos.
  2. Durante la lactancia disminuye el consumo de alimento, produciendo una menor cantidad de leche, lo que la lleva a una mayor pérdida de peso y de grasa corporal, afectando el intervalo desteto servicio de la cerda y el tamaño de la camada.

Para manejar una temperatura óptima en la sala de parto, es primordial conocer los requerimientos de temperatura para la cerda y el lechón por tanto deben manejarse 2 ambientes térmicos.

Las cerdas lactantes requieren una temperatura ambiental entre 16 y 22 grados centígrados. la producción de leche Se incrementa cuando la temperatura de la sala axila entre 16 y 18 grados centígrados, de otro lado, el riesgo de aplastamiento para los lechones lactantes Se incrementa en la medida en que la cerda pierde su temperatura óptima.

Refresque a la cerda en confinamiento.

Los trabajadores de la maternidad pueden ayudar a mantener la temperatura ambiental en la zona termoneutral deseada, recursos como enfriadores de hocico y enfriadores por goteo pueden ser instalados sobre La jaula de parto. Los enfriadores de hocico soplan aire fresco a la cabeza y a los chico de la cerda, lo cual incrementa la pérdida de calor por convección; los enfriadores de goteo son instalados de tal manera que la agua gotea en los hombros y cuello de las cerdas, ya están levantadas o recostadas en la jaula. Otro mecanismo para mantener la Temperatura adecuada en la sala es el manejo de cortinas, estás se abrirán o cerrarán de acuerdo a las condiciones climáticas presentes en el momento.

En los sistemas de maternidad en pastoreo se puede lograr mantener la temperatura en los animales colocando sombras Para proteger las de los rayos directos del sol, con pozos de barro charcos y rociadores localizados estratégicamente.

Temperatura corporal elevada en la cerda

La temperatura normal del cuerpo de la cerda varía con los cambios de la temperatura en el ambiente y la actividad de la cerda. La temperatura corporal de la cerda axila entre 38 y 39 grados centígrados.

La fiebre es la respuesta del cuerpo a procesos inflamatorios. Algunas cerdas posparto suelen incrementar su temperatura corporal, por ello se recomienda medir rutinariamente la temperatura de las cerdas durante por lo menos los tres días siguientes al parto. Si la temperatura corporal es alta y la cerda se encuentra débil, no responde a estímulos o no está comiendo bien Es necesario examinarla minuciosamente y hacer todo lo posible para identificar la causa y aplicar el tratamiento más adecuado.

Para medir la temperatura se requiere un termómetro, este debe lubricarse e introducirse por el ano de la cerda deslizando los suavemente hacia el recto, espere dos minutos y retirelo, posteriormente lea el resultado y registrelo. Debe tener cuidado de no introducir el termómetro en las heces ya que se generaría una lectura errónea.

Mas artículos de Reproducción porcina aquí

suscribete por correo